Hemos dejado claro en muchas ocasiones que no hay que acudir al fisioterapeuta solo cuando tenemos una lesión. Las visitas regulares a nuestro fisio de confianza nos ayudarán a relajar la musculatura además de prevenir posibles lesiones por sobrecarga.

Precisamente, ese tipo de masajes es el que queremos destacar hoy: el masaje de descargas musculares para deportistas. La gran mayoría de deportistas de élite o amateur deberían pasar por las manos de un fisioterapeuta con regularidad para recibir un masaje de este tipo.

¿Qué beneficios tiene la descarga muscular?

El masaje de descarga tiene muchísimas funciones para el deportista, todas dirigidas a la prevención de posibles lesiones. Es parte fundamental del entrenamiento del deportista, ayudándolos a eliminar contracturas y, algo super importante, mejorar el tiempo de recuperación después de cada entreno.

Y no podemos olvidar, la relajación; la relajación física lleva a la relajación psicológica, tan necesaria para todos hoy en día.

Más concretamente podremos decir que las descargas musculares benefician en:

  • Reducción de los espasmos, calambres
  • Disminuir el exceso de tono y las contracturas musculares
  • Drenar los residuos catabólicos que producen la fatiga (ácido láctico)
  • Aumentar el aporte sanguíneo y la vascularización de los músculos, producirá vasodilatación aumentando el nivel de oxígeno de los tejidos
  • Aumentar la temperatura interna del músculo
  • Eliminación de dolores musculares, adherencias y fibrosis
  • Aceleración notable en el proceso de recuperación
  • Relajación a nivel general tanto física como mentalmente

¿Qué indicaciones clínicas destacamos?

Como ya hemos dicho, la prevención, la recuperación y la relajación son las claves, pero concretando podemos destacar:

  • Prevención de lesiones
  • Optimización del rendimiento muscular, por tanto, mejora del rendimiento deportivo
  • Aceleración de la recuperación post entrenamiento
  • Aceleración de la recuperación post competición para las próximas sesiones de trabajo
  • Prepara la musculatura para una futura competición
  • Reducir la fatiga y los dolores musculares provocados por el entrenamiento

Por último, queremos decir, que cada entrenamiento y deportista es único, y por ello, lo mejor es acudir a un profesional titulado (fisioterapeuta) preparado para este tipo de masajes. Para decidir cada cuánto sería recomendable hacer la descarga muscular, el seguimiento que necesita y adecuarlo al máximo a su trabajo.

¿Qué es el drenaje linfático?

En pocas palabras podemos decir que es un masaje que actúa sobre los vasos linfáticos con el objetivo de ayudar a reabsorber el líquido linfático. Es una técnica de masoterapia que consiste en aplicar masajes sobre diferentes zonas del cuerpo y activar y mejorar la circulación de la linfa, ayudando con ello a eliminar edemas y otras posibles alteraciones derivadas de una mala circulación.

¿Cómo se realiza un drenaje linfático?

La presión de estos masajes debe ser suave y repetitiva, ayudando a arrastrar los líquidos retenidos hacia los ganglios linfáticos. Este masaje debe tener un efecto placentero y relajante, evitando el dolor. Las manos deben hacer un movimiento lento y constante siguiendo, en la medida de lo posible, la dirección de los conductos linfáticos. Es un masaje tranquilo y duradero.

¿Qué beneficios tiene el drenaje linfático?

Son muchos los beneficios que tiene este tipo de masaje, desde el servicio de oncología lo están incluyendo en sus tratamientos de edemas post-operatorios. Podemos destacar:

  • Reactivación de la circulación linfática
  • Ayuda a reabsorver líquidos
  • Mejoras estéticas en el aspecto de la piel
  • Combate el acné y la celulitis
  • Reducción de la inflamación de retención de líquidos
  • Ayuda como analgésico a enfermedades como la fibromialgia (sedante)
  • Estimula la función renal
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Puede ayudar en momentos de estrés y ansiedad
  • Combate a patologías como las migrañas y los vértigos
  • Mejora las defensas del organismo
  • Ayuda a regenerar tejidos tras operaciones

¿Tiene alguna contraindicación?

Como cualquier tratamiento, puede que a ciertas patologías o enfermedades no le venga bien realizarse un masaje de drenaje linfático, como por ejemplo si sufres hipotensión, trombosis o flebitis deberás evitar este tipo de masajes.

Si aún no te has convencido, recuerda que el sistema linfático es importantísimo para nuestro organismo, ya que hace una doble función de depuración y protección imprescindible para las funciones básicas del sistema circulatorio.

Si te has hecho un esguince, tienes que quedarte a leer nuestro artículo sobre el tratamiento de rehabilitación para este tipo de lesiones.

Para empezar, hablaremos de lo que es un esguince. Es una de las lesiones más habituales porque puede pasar sin estar haciendo deporte, ni nada excesivo. Es una torcedura o distensión violenta de una articulación (rodilla, tobillo, muñeca…) que puede ir acompañada de la ruptura de un ligamento o elongación.

Cuando sufres este tipo de torceduras, lo primero que debemos saber es qué tipo de esguince es, qué gravedad tiene. Lo que llamamos grado 1, grado 2 o grado 3. Como es lógico, no se puede tratar igual un esguince de grado 1 que de grado 3.

Los procedimientos habituales de rehabilitación para la lesión que tratamos hoy incluyen varias fases: tratamiento inmediato, acondicionamiento y entrenamiento, y uso del calor y del frío.

Si tu esguince es “leve” podremos tratarlo de forma conservadora. Pero si por el contrario has sentido un dolor muy profundo, se te ha entumecido el área de lesión, no puedes mover la zona o incluso tienes fiebre, seguramente estamos tratando un esguince de grado 3, tendrás que acudir al médico donde te realizarán una radiografía.

Normalmente para rehabilitar estos dolores dividimos el tratamiento en dos fases, aguda y la subaguda. ¡Sigue leyendo!

Fase Aguda

Nuestro objetivo será controlar el dolor y la inflamación, siguiendo el protocolo DHICE, que consiste en reposo, hielo, comprensión y elevación.

Con estas 4 secciones dentro de la fase inicial ayudaremos mucho a la zona afectada. Lo mantendremos durante 48 horas aproximadamente. Para poder pasar a la siguiente etapa con menor riesgo.

Fase Subaguda

El profesional debe iniciar una terapia física para intentar que la lesión deje funcionar al cuerpo con normalidad. Restaurar el rango de movimiento normal sin sentir ningún dolor es el objetivo.

El Fisioterapeuta decidirá qué técnicas, según la zona y el paciente, y ejercicios son los más adecuados para esta segunda fase. Su duración va a depender de muchos aspectos.

Si aún tienes dudas sobre los esguinces y sus posibles tratamientos, llámanos.

Llevamos una época de mucho estrés y mucho sedentarismo, mucho tiempo que debemos quedarnos en casa que nos está pasando factura.

Muchos de nuestros pacientes acuden a la clínica con dolores de espalda que pueden tratarse pero que requieren de buenas prácticas en casa para no empeorar. El dolor de espalda parece que está totalmente aceptado en nuestros días, lo damos por bueno y no deberíamos hacerlo. Leer más

La tensión muscular en zonas como el cuello o los hombros se puede generar por muchas razones, múltiples razones que tienen que ver habitualmente con el estrés, la mala postura corporal o lesiones que no se han curado del todo o tratado correctamente. La sobrecarga laboral a la que estamos expuestos puede provocar muchos problemas y secuelas en nuestro cuerpo. La tensión muscular es uno de los primeros síntomas que salen a la luz. Puedes sentir calambres, rigidez, mareos, dolores musculares, … Leer más